Síndrome del Intestino Irritable

El colon irritable es un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas y signos digestivos. Son alteraciones digestivas caracterizadas fundamentalmente por la presencia de dolor o malestar abdominal asociados a trastornos de la defecación (cambio en la frecuencia y/o consistencia de las deposiciones), hinchazón o distensión abdominal, en los cuales, a pesar de efectuar exámenes de laboratorio o de imágenes (endoscopías, radiografías, ecotomografías, scanner, etc), no se logra pesquisar trastornos estructurales del aparato digestivo. Estos síntomas de caracterizan por ser recurrentes o crónicos en el tiempo. 

Es también frecuente que coexistan otros trastornos digestivos como meteorismo (hinchazón), estitiquez o diarrea recurrentes a los cuales no se les encuentra causa aparente con los exámenes de laboratorio habituales. 

Aunque el término colon irritable es el más utilizado, algunos médicos preferimos denominarlo intestino irritable ya que las alteraciones que causan las molestias no necesariamente radican en el colon exclusivamente, sino que también afectan al estómago e intestino delgado. 

Irritable no quiere decir que el intestino o colon estén inflamados. De hecho no se logra demostrar inflamación al examinar a los pacientes con esta enfermedad. Irritable se refiere más bien a que las terminaciones nerviosas en el intestino son hipersensibles y que los nervios que controlan los músculos del intestino (sistema nervioso autónoma o neurovegetativo) son hiperactivos. Un simple pasaje de gas en el intestino, u otro contenido a través de su extensión produce una inapropiada actividad motora que puede causar dolor o alteraciones en el tránsito intestinal (diarrea o estreñimiento) en este intestino hipersensible. 

Es una condición muy frecuente. Se estima que el colon irritable puede afectar entre el 10 a 15% de la población adulta con frecuencias aún mayores en poblaciones específicas como mujeres de 30 a 40 años. Constituye la primera causa de consulta en la especialidad de gastroenterología. 

El diagnóstico lo hace un médico con conocimiento y experiencia en esta enfermedad, basándose en los síntomas que relata el paciente, en su historia médica previa y el contexto en que aparecen los síntomas, mediante un buen examen físico y en exámenes de laboratorio que podrían solicitarse. El médico debe evaluar la posibilidad de otras enfermedades digestivas o generales que pueden presentarse inicialmente con síntomas en todo similar al colon irritable. 

Lo más relevante de esta evaluación médica es la seguridad en el diagnóstico de colon irritable, educar al paciente sobre la enfermedad y programar una pauta de tratamiento a seguir. 

Es muy numerosa la lista de enfermedades que el especialista considera como diagnósticos diferenciales de colon irritable cuando está evaluando a un paciente. Esto depende del contexto del paciente en particular (sexo, edad, historia clínica previa), de la correcta evaluación de las molestias físicas, contexto psicosocial y examen físico. 

Con especial atención el médico evaluará lo que llamamos posibles signos de alarma asociados, como baja de peso, presencia de sangre en deposiciones, edad avanzada (mayores de 50), cambios recientes en la forma de ir al baño, cambio en el carácter del dolor abdominal, despertar por dolor en la noche. En estos casos, el médico pensará primero en la posible existencia de enfermedades llamadas orgánicas, es decir, con afectación estructural u orgánica como por ejemplo, cáncer de colon, enfermedades inflamatorias del intestino, enfermedades de la tiroides, diabetes mellitus, enfermedades parasitarias, entre otras. 

Especial consideración tenemos hoy día con dos condiciones altamente frecuentes en la población y que con frecuencia pueden presentarse como colon irritable; estas son la enfermedad celíaca y la intolerancia a la lactosa (azúcar de la leche). Cuando estas condiciones o enfermedades se sospechan, el médico solicitará mayores exámenes para su certificación. 

El síndrome del colon irritable o también llamado intestino irritable, colitis funcional, colitis ulcerosa, Síndrome de Duhalde, enfermedad de Crown o neurosis intestinal, es una enfermedad digestiva crónica de origen desconocido y que afecta de manera desigual a un amplio porcentaje de la población. 

Síntomas: Molestias o dolor abdominal, Diarrea o estreñimiento crónico, Sensación de plenitud (tenesmo): Siempre se trata de molestias abdominales con algún tipo de disfunción en la motilidad intestinal, Otro dato indicativo es la hipersensibilidad a cualquier distensión abdominal producida por gases o alimentos irritantes,  El estrés, la ansiedad emocional o la depresión suelen empeorar los síntomas. 

Cada persona puede presentar distintos tipos de hipersensibilidad a diferentes alimentos: 

Principales grupos de alimentos a los que las personas con colon irritable son sensibles: la leche o los lácteos, las grasas, las bebidas alcohólicas, el café, las salsas o picantes, etc. No reaccionando a veces directamente a dichos alimentos sino poco a poco por acumulación, lo que dificulta su asociación entre ingesta y síntomas. 

RECOMENDACIONES:

  • Mantener regularidad en las comidas: Horario, lugar
  • Vigilar el contexto en el que se come (esto es, si uno se sienta o come de pie, si la mesa familiar es o no tranquila, si se come viendo la televisión escuchando noticias “fuertes” de la realidad, o por el contrario si se lo hace sólo o acompañado, si se está acompañado por personas que a uno lo “alimentan ” y “nutren” en el sentido de tener una comunicación abierta y positiva, o si por el contrario, el momento de la reunión familiar es un momento de disputas y peleas….)
  • Comer despacio y procurar masticar bien
  • Aumentar la ingesta de agua (2 litros diarios), sobre todo si presenta estreñimiento.
  • Utilizar suplementos de Salvado de Trigo: 4 a 8 cucharadas al día, mezclados con líquidos o alimentos.
  • Incrementar la cantidad de fibra ingerida: Pan integral, frutas con piel y verduras. Cereales integrales (arroz, pastas)
  • Buscar horario fijo para la defecación, sin prisas, no estar demasiado tiempo sentado (no leer…).
  • Evitar laxantes
  • Calor local en el abdomen
  • Evitar Grasas
  • Comidas copiosas, es preferible hacer más comidas pero menos abundantes.
  • Alimentos que empeoran los síntomas
  • Si lo que predomina es la diarrea evitar los derivados lácteos, café, té y chocolate. Puede tomar leche vegetal (de almendras).
  • Bebidas con gas y los alimentos flatulentos como: col, coliflor, habas, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, puerros, guisantes, frutos secos y en conserva.
  • Cocinar con especias
  • Alcohol
  • Sopas de sobres
  • Cacao
  • Derivados lácteos, quesos, yogurt
  • Bollería, pasteles, helado, mantequilla,…
  • Estrés
Modificado por última vez elMartes, 13 Diciembre 2016 22:44

Lo último de Salud Integral Market

Inicia sesión para enviar comentarios